Analizamos cómo afecta la acumulación de partidos a la presión defensiva que ejercen los equipos en las cinco grandes ligas europeas.